Explicación prístina.
Eres metralla en mi garganta cocida al baño María por mi esternón. Pura fibra con que están hechas las palabras, musculatura de metáforas en mecanismos de desfile de tropas de asalto en mi escroto.
Te llevo tatuada en mis entrañas, te contraje como una enfermedad crónica y de nacimiento, incurable y endémica, pandémica y mortal. Miel elaborada sin abejas, sin polen y sin flor, miel mecánica parida por mariposas positrónicas.
Algoritmo vegetal invertebrado de procedencia extraterrestre, arte hecho de unicornios triturados, abuela del universo que eres vacuna y lobotomía, eres cáncer de lluvia y resistencia en barricadas hechas de estrellas de mar.
Embajadora de los huérfanos del mundo, cubierta de piel de filos de cuchillos oxidados. Que arrancas mi espina dorsal de carena de cordillera en llamas de cuajo y luego santificas el abecedario de mis vertebras llenas de relámpagos borrachos y autopsia de mina de semen de luciérnagas ciegas. Resquebrajas los poros de frambuesa de mis abrazos de barranco y descuentas los pétalos anatema de las cenizas de la flor de mi paladar.
Y eres el primer ser de las cavernas soñando las alcantarillas del mañana fundando un corazón lija para las multitudes del ayer, la belleza antes de que existieran los ojos para conferirle sentido, el sufragio incesante de rayas de horizonte hacia el que caminar, al amanecer, como una desbandada de pirañas, tornado de amígdalas o niebla de aliento de espinas.
Y te cuelas incesante por la grieta electrificada del convexo escalofrió del tiempo. Y estás en cada conversación de pozo de torbellino en el perpendicular olvido en punto de fuga de ese angosto pasado de lápida con veleta, pastel de cumpleaños salpimentado de azufre de traición y cianuro de trampa de herradura en caries caníbal de niños cascada y niñas carabelas delantales en cuerpos maniquís de porcelana que huyen en bicicleta estática en dirección a vidas sardina en lata tras muros de torbellino en alquiler.
Dejándome a mí de nuevo en el casillero de salida con la patente de corso del destino abrevando en la tetina de un porvenir burbuja centrífuga de respiración de pez abisal, alineado con la puntual carambola de planetas en la pecera del tiempo.
Y eres beso radiactivo en mi Antartida, emboscada de espuma en mi Himalaya. Cefalópodo amor intrauterino que abraza mi medianoche y vibra en el arco del esófago del insecto que gruñe rubicundo en mi interior.
Así te siento, así te padezco, así eres para mí, poesía.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Previsiones fúnebres

Tengo ya preparado mi epitafio, el lugar de mi tumba, la madera y los ribetes cromados de mi ataúd ya elegido. He dejado ya pagadas las flores de mi entierro, ya escogida la lápida, el material de que estará compuesta, la tipografía de mi nombre, la foto ilustrativa y el lugar donde se ubicarán las fechas de mi nacimiento y la otra.

Tengo disculpados ya a mis deudores y pedidas ya las disculpas pertinentes a mis acreedores. Tengo despedidos a todos los seres queridos, informados a los periódicos del texto de mi obituario y vengados todos los agravios de mis enemigos. Tengo escogido el cortejo fúnebre, el traje mortuorio, el tono del maquillaje que atenué el rigor mortis preceptivo. Tengo predicho el cielo gris y mortecino que lucirá ese día. Las lágrimas de mis deudos amortizadas, la tristeza prorrateada y, por si acaso, he dejado encargados dos kilos de cebollas para poner en el tanatorio y que me puedan llorar.

Tengo el catering elegido y pagado, una botella de coñac y otra de anís para templar los nervios en caso de que alguien esté nervioso. Pañuelos de papel ubicados estratégicamente por la sala por si fuera necesario que alguien se suene los mocos o se seque el sudor de la sien o enjuague unas hipotéticas lágrimas.

Tengo firmado mi testamento y dejado resuelto mi legado. Mis bienes más preciados quedarán difuminados por el aire: léase ideas futuras que ya no serán. Todo lo demás. ideas consumidas y muertas quedan en usufructo de la humanidad.

Porque tengo ya mis últimas palabras preparadas, mi último aliento predispuesto, mi definitivo sollozo esperando el justo momento para infundir desaliento a los presentes. Nada de heroicidades ni valentías fatuas, ninguna aceptación postrera.
Solo es que tengo la muerte preparada por si llega, la muerte resuelta de antemano. Tan solo el orgullo último de saber que no me pilla por sorpresa, sin ser consciente de ser consciente de poder esperarla en cualquier instante.

Ahora, mientras tanto: a vivir.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El día que te folle

El día que te folle te van a saltar de cuajo todas las pestañas. Se van a extinguir lo koalas y a ti te va a pasar por encima un tranvía como a Gaudí para que delires como deliraron los genios.

El día que te folle vas a ver todas las estrellas del universo brillar con tal intensidad que la noche –si es de noche- se hará día. Porque el día que te folle te follaré con tanto ardor que te saldrán dos geiseres de Islandia por los oídos y tus pupilas enloquecerán como electrones dando vueltas alrededor del núcleo de tu ser que entrará en éxtasis y le serán revelados todos los misterios de la existencia, se te concederá el secreto de la vida eterna, tendrá sentido el mundo y serás completamente omnisciente. Y, luego, cuando termine, evidentemente… olvidarás todo. Incluso tu nombre y quien eres. No sabrás nada. Habrás vuelto a nacer.

Y es que ser follada por mí será como si te poseyeran las siete plagas de Egipto pero en sentido positivo, será como si se construyera en canal de Suez en tu interior, follada en barrena hasta unir tus dos entradas en un solo túnel. Que te esté follando podrá ser comparable a que hierva una olla a presión en tus entrañas, a que te abduja un enjambre de mariposas asesinas, a que se desencadene un terremoto de 9,4 en la escala de richter con epicentro en tu clítoris que desemboque en tsunami por toda tu médula espinal.

Y, después, cuando ya te haya follado habrás comprendido lo que sienten tus braguitas preferidas en el centrifugado de la lavadora, comprenderás la textura de las nubes y que es aquello que ve el ojo de un huracán. Comprenderás la ira del mundo y su ternura. Entenderás las guerras y el amor. Te entenderás a ti misma en la vorágine del vórtice del tiempo sabiéndote follada por el censo total de los humanos de la historia con suma catarsis de destrucción y delicadeza.

Porque el día que me dejes follarte, voy a hacer contigo lo que el big-bang hizo con el universo y lo que la primavera le hace a los cerezos.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Hirsuta madrugada

Soy la mañana inerte que pende del hilo de la madrugada. Traigo en mi regazo los monstruos del insomnio que te besan la frente con ósculo de ácido sulfúrico.

Soy el portador del virus de la soledad,la cepa madre de la pandemia del desamparo. La maldición del estigma de los que se levantan solitarios por mucho que estés a su lado. Aquellos que abrazan pieles sin abrazar cuerpos, que follan cuerpos sin follar mentes, que aman mentes sin amar sus pensamientos.
Aquellos que viven dentro del rumor de una caracola encerrada dentro de un caparazón de tortuga guardado en una caja fuerte que está dentro de un refugio antiatómico que ubicado en el interior de esa misma caracola.

Individuo enmimismado que no siente ni padece, enemigo de mi mismo, , verdugo de mi existencia postrera en el anacoluto de un frase que.

Quejumbroso poeta del desprecio a la vida por mucho que esta se empeñe en poner a prueba mi pesimismo con encuentros momentos que valen la pena.

Pero nada importa al filo de la madrugada con las ojeras rotas y un microondas en el pecho y el hígado macerándose al baño maría. Desestructurarse como un reloj en sus diminutos engranajes sabiendo que al volver a juntarte va a sobrar una pieza que ya no encajará. Remendarte a jirones de piel seca cosido a costuras sin sentido que dejan cicatrices en la resiliencia del día a día. Desmoronarse entre las ruinas del mundo a sabiendas de que nuevos imperios vendrán a construir su civilización sobre el cementerio de tu inexistencia. Animal extinto corrupto en su brea, fósil incipiente de petrificado pene, de traje de muralla en pecho, niño en armadura de gigante, mausoleo del que fuiste en vida, pocilga de cloacas, adalid de las más nobles causas traicionadas, pedo de cucaracha.

Ego, te absolvo. Del dolor de las entrañas del mañana, del impúdico ayer que te venció tan solo para que puedas ejecutar tu venganza. Incluso, de este hoy por el que pululas arrastrando estas palabras de lava y betún, de escorbuto con mostaza, de albur de lejanas postrimerías y abyectas cacofonías nigrománticas. De hirsuta madruga pandémica que te perdona, porque en el fondo te ignora porque es la única forma de amarte. Y en eso, se parece tanto a ti…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Algunos versos para ti

Puedo escribirte los versos más ñoños esta noche y decirte al oído bajo la luz de la luna llena que te amo como nunca antes nadie supo amar a nadie.

Puedo escribirte los versos más cobardes esta noche y callar mi deseo y llamarte mi amiga y acompañarte en bicicleta a ver el mar. Puedo escribirte los versos más ardientes esta noche y decirte que te follaría a todas horas y en todos los lugares inimaginables y de todas las formas posibles sin fin.

Puedo escribirte los más melancólicos versos y echarte de menos como se siente nostalgia del otoño en primavera y recordarte como se acuerda uno entre tinieblas y escenas medio inventadas el primer recuerdo de la infancia.

Puedo escribirte los versos más nostálgicos y rememorar nuestros besos como una crónica de la guerra de Troya. Puedo escribirte los más desatados versos ¡y gritar a los vientos que te amé! ¡que mi vida latía en tus manos como un colibrí pentadimensional!

Puedo escribirte los versos más surrealistas y decir que el buho hemofílico de la escafandra de carcoma ha parido un dejá vú. Puedo escribir los más insignes versos que te hablan de mi corazón palpitante de sístoles y diastoles que se arritmian por ti. Puedo escribir los versos más fantásticos y decir que voy a conquistar el reino de tus sueños con la espada láser de mi amor. Puedo escribir los más perversos versos y susurrar a tu oído que me gustaría ahogarte en mi bañera de leche. Puedo escribir los más apenados versos y pedirte mil perdones y sucumbir a tus pies y lavarte y plancharte la ropa y peinarte el pelo cada mañana. Puedo escribir los lujuriosos versos del apocalípsis y gritar ¡¡Que te penetraría en barrena en la espelealogía de tus entrañas en busca del agujero negro que se oculta al fondo de tu coño!!!

Puedo escribir los más tristes versos esta noche y admitir que si no estás junto a mi la vida carece de sentido, nadie ordena las hormigas que hacen cola en las aceras de los cines, no llevan mensaje cifrado las estrellas en el braylley del cielo y el universo jamás tuvo un motivo verdadero por el que empezar a existir.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Instrucciones para masturbarse

Piense en algo que le excite. Pero no piense que lo está pensando o no lo disfrutará. Tampoco se ponga a pensar que no debe pensar que lo está pensando.

Visualícelo en su mente. De modo que ud sea el protagonista de la acción o la acción transcurra dentro de su campo visual, esté o no esté uno mismo como observador imaginario. Modele su pensamiento a medida que se acaricia alguna de sus zonas erógenas. Piense que su mano es otra mano de alguien que le está tocando. No perciba no obstante su zona erógena como ajena pues el placer generado por la misma tampoco le pertenecería.

Note como a través del tacto se estimulan los receptores de la epidermis que envían señales eléctricas a través de las neuronas hasta las zonas del cerebro que crearán la sensación de bienestar. Pero piénselo mejor en general, sin ahondar en todo el proceso. Y tampoco piense que lo está pensando.

En ningún caso ahonde en la percepción de que en realidad los átomos de una mano jamás llegan a entrar en contacto con los átomos de otra piel porqué se repelen, con lo que se pone de manifiesto la imposibilidad de tocar nada. Tampoco, entonces, de ser tocado.

Mejor abstráigase de todo eso y piense en la persona que desea. Piense como le gustaría que estuviera a su lado. Recuerde momentos íntimos vividos con ella o imagíneselos si estos jamás se han dado. Piénsese recordando haberlos imaginado para mayor rigor melancólico de los mismos. Todo esto, por supuesto, sin pensar que ud está recordando o imaginando cosas o imaginando haberlas imaginado.

Ahora libere todo su frenesí mientras aumenta el compás frotatorio con aras a la estimulación definitiva de su zona erógena que, si ha sido correctamente elegida, estará a estas alturas a punto de provocar un esplendoroso orgasmo.

A no ser que de repente se ponga a pensar que está a punto de tener un orgasmo y entonces este no pueda ejecutarse con soltura porque ud se ha puesto a pensar que si lo está pensando este no puede ejecutarse con soltura. Y aunque al final lo tenga, en realidad, tal vez no lo disfrute tanto.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Al despertar

Amanezco lleno de patadas silenciosas por el cuerpo en compota de manzana. He sido liberado de una cárcel troglodita en un sueño lejano. Llevo puesto el traje del emperador remendado a jirones de cicatrices de garras de dinosaurios. Que al despertar siguen allí.

No estás tú que te has marchado con la primera luz del alba, igual que parten los exploradores al amanecer destino la aventura o los soldados en la guerra en dirección a la muerte. Es posible que tú tampoco regreses ni tan siquiera en sueños. Nos separamos en una pesadilla de una noche de un viernes de Abril y desde entonces no te he vuelto a soñar. A no ser que consideremos que el recuerdo onírico de tu ausencia sea una forma sublime de melancolía.

Amanezco lleno de microrroturas emocionales por pérdidas intangibles de sucesos pretéritos. He sido condenado a no despertar por el tribunal supremo de los espejismos de la duermevela. El hoy es un delirio de la mente que se debate entre el ser y no ser. La inconsciencia del madrugar y el despertarse acecha la realidad surrealista de tu existencia como cada mañana. Y un coro de rebuznos de unicornio hace de despertador.

Soy el sueño del tipo que un día en medio de un sueño te soñó. Tú eras real como son reales las pompas de jabón, las abstracciones o el número pi. Y es por eso que te desvanecías con todos tus decimales o partículas acuosas de una esfera perfecta que hace ¡plof!

Te olvidaré cuando la lluvia por las aceras borre la memoria fosilizada de tus pisadas. Lloraré por tu ausencia a trece decibelios de llanto y a nueve centilitros de lágrimas por minuto. Y no te dejaré regresar al columpio del árbol de mi sueño octavo de la noche anterior. Si hace falta talaré los bosques de mis fantasías con un pestañeo, alzaré alambradas en mi lóbulo frontal, llenaré de cartelitos de se busca mis entresueños y postraré francotiradores en cada campanario para que acaben contigo una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez…

Erradicaré hasta el último de tus recuerdos. Desestructuraré las arrugas que dejaste entre las sábanas de mi cama, pintaré las paredes por las que pululan los vestigios de las sombras de tu cuerpo desnudo al vaivén del conticinio de la madrugada, despistaré el eco de tus gemidos poniendo relojes que hagan tic-tac por los rincones. Lavaré con jabones que huelan a coco mi piel, mudaré el color de mis ojos para camuflar la imagen de tu rostro prendida en mi retina, llevaré a la cueva más remota del sueño más recóndito tu recuerdo y ahí lo abandonaré.

Y al despertar, cuando ya no queden dinosaurios ante mi, te habrás ido del todo. Y yo apenas permaneceré.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario