Telepatía ajena repentina sobre el pensamiento propio tal día como hoy.

Hoy le ha dado por pensar que los demás pueden leer sus pensamientos. Al principio se ampara en la coherencia y niega esa posibilidad, pero al cruzarse con diversas personas por la calle no puede evitar pensar que estos pueden saber lo que esta pensando él. O sea, que ahora están pensando que él está pensando que ellos piensan esto.
Esta situación le incomoda y decide acelerar su paso, aunque pronto se ve inmerso sin apenas darse cuenta dentro de un vagón de metro repleto de personas que según él podrán saber de forma instantánea en que está ocupando ahora él su pensamiento. Y así, ante la proximidad y la incomodidad manifiesta de saberse rodeado de gente expectante, sus pensamientos derivan hacia recuerdos denigrantes de su vida que ahora dichos pasajeros que viajan con él pueden conocer. Y aunque aparentemente esa gente no muestra ninguna expresión que los aleje de la cotidiana monotonía de la viabilidad soterrada él infiere que muy probablemente estén disimulando el hecho irrefutable de que puedan conocer todo lo que pasa por su mente.
Entonces, él intenta no pensar en nada, pero ese acto es sumamente difícil debido a que al intentarlo estás irremediablemente pensando en no pensar en nada y luego en que estás pensando en que piensas en no pensar en nada y así sucesivamente hasta que en un alarde de conciencia súbita tienes presente porqué estás intentando dejar la mente en blanco y ahí es cuando él empieza a tener pensamientos intrusivos de índole sexual vergonzante, después criminal, luego escatológica, al rato directamente coprofágica hasta llevar su mente hasta las más altas instancias de aquello que jamás se hubiera planteado que pudiera llegar a pensar.
De este modo, debido a que parece ser que cuanto menos intentes pensar más pensamientos conflictivos invaden tu psique decide, entonces, colapsar su mente con abstracciones de carácter neutro como recitar un poema, pensar en la lista de la compra o repetir una serie de palabras incoherentes de forma sucesiva. Y van pasando paradas de metro mientras el piensa que una rosa es una rosa es una rosa, un kilo de arroz, un litro de aceite de oliva, macarrones, bolígrafo, cactus, mariposa, cortinas…
Así, mediante estos mecanismos consigue evadir su discernimiento de la aparente intención masoquista de la propia mente por instaurar un hilo discursivo sobre todo aquello que él jamás quisiera divulgar en caso de que los demás pudieran acceder a su pensamiento. Y consigue de este modo llegar por fin a su casa. No sin antes haber pensado maldita estúpida al cruzarse con su vecina en la escalera a pesar de que él no piensa eso de ella pero, en todo caso, si lo pensara jamás se lo explicitaría.
Ahora, parece estar a salvo en el reducto de su hogar donde ya nadie puede captar aquello que esté elucubrando. Y, no obstante, aun no le ha abandonado esa sensación y cree que alguien puede todavía conocer que él esté pensando que ya nadie puede captar aquello que está elucubrando y que aun no le ha abandonado esa sensación y que cree que alguien puede todavía conocer lo que él está pensando.
De modo que ante esta nueva intromisión decide adoptar otra vez medidas cautelares para salvaguardar su introspección mental, sus secretos más íntimos, así como evitar la tendencia por parte de su pensamiento a imaginar las cosas más vergonzantes al saberse vulnerable a la percepción del prójimo. Y de nuevo prosigue: mesa, tragaluz, pilastra, odontología, caracol, hipopótamo, radiador, triangulo, moneda, cacahuete, violín, persiana…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en relato. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s