Los Wayamas.

Los Wayamas son una tribu perdida del Brasil que no concibe el tiempo. O, en todo caso, que tan solo utiliza el presente y no concibe ni futuro ni pasado.
Los Wayamas viven así irremediablemente el instante y cuentan aquello que les pasó como si les estuviera sucediendo ahora. Para referirse a algo pasado remiten a conceptos espaciales como “aquello de atrás” y, del mismo modo, dirán que algo está “delante” si aún ha de suceder.
Entonces, para un Wayama su nacimiento queda “más allá de los bosques” mientras que su muerte se ubica “al otro lado del rio”. Algo que esté a punto de suceder como que se ponga a llover en un día nublado puede pasar “justo aquí al lado” mientras que algo que aconteció hace mucho tiempo como la creación del mundo se daría “en la otra punta del cielo”.
Los Wayamas para decir “ahora” dicen “aquí”, para decir “luego” dicen “allí”, para decir “antes” dicen “allá”. Así los Wayamas no tienen instantes que distribuyan el día en horas o minutos sino que según donde estén será un momento del día determinado. Para hablar de la noche hacen referencia a su casa y a la oscuridad, para hablar del mediodía nombran aquello que han comido. Luego, para contar algo que haya sucedido durante el transcurso de sus vidas lo señalizarán según el tipo de persona que eran en ese periodo existencial.
Para los Wayamas algo no dura mucho rato o poco sino que son ellos quienes pueden estar más en un sitio o en otro. Así, para un Wayama que se mueve las cosas pasan más deprisa respecto de un Wayama estático que puede ser consciente de estar muchas veces seguidas aquí o allí.
A un Wayama que está enfermo en la cama el transcurso de un día le puede parecer tal que un instante que el llamará “frio-cama”, a un Wayama que se levanta pronto para ir a pescar al otro lado del rio y luego regresa al poblado a comer y más tarde marchará selva adentro a recolectar bayas y cazar monos hasta que sea el momento de regresar a la casa-oscuridad, a ese Wayama el día le puede haber durado casi una vida entera o como él lo concebiría “de más allá de los bosques hasta el otro lado del rio.
Los Wayama sostienen que hoy es alrededor, que ayer es afuera y mañana allá delante. El año que viene será para ellos al final del camino, los tiempos venideros más allá de las lejanas montañas y aquello que fue está distribuido por el sendero que da al poblado y cada estación es un horizonte sucesivo cada vez más lejano.
Si un Wayama se pierde en medio de la selva y no sabe dónde está, de inmediato, deja de saber en qué etapa de su vida se encuentra, confunde aquello que comió ayer con lo que hay previsto para comer mañana e, incluso, dejará de tener claro si nació hace mucho y ha ido envejeciendo con el tiempo o, en cambio, fue viejo antes y luego ha ido rejuveneciendo hasta que un día finalmente alcance a nacer.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s