El reloj de pared de la cocina.

jhgfjLos relojes están parados cuando no los miras. H. se había dado cuenta ya de eso cuando al observar el reloj de pared de la cocina siempre tenía la sensación de que el primer segundo era más largo que los demás. O sea que al posar su mirada sobre dicho reloj el tiempo que el percibía que transcurría hasta que la manecilla de los segundos ejecutaba su primer movimiento duraba más rato que los otros intervalos posteriores.
Se puso a investigar sobre el funcionamiento de este tipo de artefactos cronométricos llamados relojes y descubrió que las manecillas de estos giraban preceptivamente hacia el lado derecho debido al recorrido que llevaba a cabo la sombra en los relojes de sol del hemisferio norte.
Pronto se dio cuenta, sin embargo, que ese era el mismo sentido en que él removía con la cucharita el café. Al día siguiente por la mañana vio como el maelstrom que provoca el agua antes de colarse por el sumidero de un lavamanos gira debido al influjo de la ley de Coriolis del mismo modo en el sentido análogo al de las manecillas de un reloj y al de la dirección en la que el removía con la cucharita el azúcar de un café.
Luego, al calentar la leche en el microondas H. observó como la rotación en la que dentro de este giraba la taza era otra vez la misma. Al enroscar el tapón de la botella de leche de nuevo otra vez constato como el mecanismo ulterior de ese movimiento transcurría en un movimiento circular hacia la derecha. Y empezó a sospechar que tal vez esa insistencia en la dirección del giro de todo aquello que lo rodeaba no era casual.
Las aspas del ventilador, el giro de los tornillos, el enroscamiento de las bombillas, el sentido de las puertas giratorias, la dirección en que los autos deambulaban en las rotondas, las ruedas de los coches, el pedaleo de las bicicletas y también el volteo de una moneda lanzada al aire. Parecía como si ese movimiento giratorio persistente hacia el lado derecho imbuyera todo lo que le rodeaba e incluso parecía regir el devenir del universo si se constataba que el planeta tierra giraba sobre su eje en su movimiento de rotación y en el de traslación alrededor del sol en la misma dirección que las manecillas de un reloj.
Con lo que H. ya empezaba a dudar si, en realidad, los relojes de saeta debían su dirección a la sombra que proyectaba el sol en la antigüedad o era el engranaje ulterior del paso del tiempo que marcaban los relojes lo que determinaba la dirección en que daba vueltas nuestro planeta alrededor del propio sol.
El microondas ha dejado de girar y con su sonido característico avisa a H. de que la leche está caliente. Se sienta a la mesa y se dispone a desayunar un café con leche acompañado de unas tostadas con mantequilla. Observa el reloj de pared de la cocina y de nuevo cree observar como el primer segundo se dilata más que los subsiguientes como si los relojes estuvieran parados cuando nadie los mira.
Remueve la taza en el sentido de las agujas del reloj mientras el sol proyecta sus rayos en el cielo más allá del cristal de la ventana y empiezan a girar los coches en las rotondas conducidos por seres somnolientos que ausentes se dirigen hacia sus quehaceres mientras gira el planeta tierra provocando a través de la ley de Coriolis que en los lavamanos donde otros se acaban de levantar los remolinos vayan también en la misma dirección que las saetas del reloj cuando, de repente, resbala la tostada de la mano de H. precipitándose hacia el suelo girando hacia la izquierda y cayendo por el lado contrario al de la mantequilla.
La saeta del reloj se detiene definitivamente, la gente queda inmóvil en sus poses, el planeta de frena de forma inmediata y el universo se detiene como si alguna ley cósmica hubiera sido vulnerada y nada pudiera seguir avanzando ya.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s