Instrucciones para estornudar.

Sienta un leve picor en la nariz, note la constricción de su lacrimal y cierta irritación en los ojos. Asuma que millones de organismos habitan en su mucosa nasal.
Piense en un geiser de Islandia o un volcán a punto de entrar en erupción. Contrólese. Un buen estornudo no debe llegar ni demasiado pronto ni demasiado tarde sino justo a su hora. Que un estornudo repentino puede quedar fallido mientras que si se estornuda de forma tardía se posible que haya remitido ya el máximo poder expelitivo del mismo. Ejecutar la acción en el momento justo permitirá llevarla a cabo con la mayor fuerza y la máxima plenitud expectorante.
El estornudo ideal consta así de tres fases: la primera corresponde a la percepción de las propias ganas de estornudar, la segunda se refiere a la ejecución del estornudo propiamente dicho con la pertinente expulsión del chorro de partículas que la propulsión aeróbica del acto haya logrado liberar a través de la nariz y la boca, la tercera fase consiste finalmente en la recomposición de uno mismo al estado previo a haber estornudado. Restitución de la compostura, reabsorción de la mucosidad que aún permanezca en las fosas nasales o evacuación de la misma mediante uso de pañuelo, expulsión controlada hacia el suelo o fregamiento con la manga.
La dirección a estornudar vendrá dada por la buena intención de evitar a los presentes o el acierto de no hacerlo cara al viento o sobre un espejo, cristales o platos de comida ajena o, incluso, propia.
El estornudador podrá en todo caso cubrir discretamente su rostro con la mano en el momento álgido del estornudo o, por el contrario, hacer ostentación del mismo incrementando su teatralidad con un movimiento de arqueamiento corporal de atrás hacia adelante y múltiple profusión de aspavientos.
Si, además, desea llevar a cabo el sublime estornudo perfecto y maravilloso soñado por todos que le convierta en leyenda y haga que se hable de él por los tiempos de los tiempos: estornude con los ojos abiertos.
Si lo consigue podrá ser considerado un ser supremo y extraordinario capaz de las mayores hazañas posibles en este mundo. Si no, será tan solo uno más de aquellos que estornudan de forma vulgar y anodina con los ojos cerrados como hace el común del ser humano.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s