El transcurso de las vidas.

Los habitantes de aquel mundo que ya fue recurren con exactitud el transcurso de sus vidas atrapados en el surco del destino que les corresponde. Todo lo que les acontece ya sucedió hace mucho tiempo y tan solo vuelven a revivirlo una y otra vez en lo que ellos creen que es el ahora.
Es de este modo que creen estar tomando decisiones sobre su comportamiento cuando no hacen más que repetir aquella existencia primera en la que tal vez sí fueron dueños de su devenir. Y así es como unos toman el autobús hacia una dirección concreta y otros están convencidos de estar eligiendo aquellas palabras que conforman su discurso. Unos piensan que están pensando y otros creen creer en lo que creen. Unos creen amar y otros piensan que escogen por si mismos su ropa por la mañana.
Unos se sienten inmortales y otros se constatan efímeros. Algunos se conciben arrogantes como dueños de si mismos y otros humildemente viven sin pretensiones sabiéndose indecisos cuando, en realidad, todo ha sido elegido ya de antemano. Y alguno cree que escribe y algún otro cree estar leyendo en este instante. Y, en cambio, todo ha sido escrito y leído desde hace mucho y tan solo transcurren las historias por los cauces por los que acontecieron la primera vez. Si es que la hubo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s