Alguien.

Esta mañana vi a alguien asomarse en el espejo del baño justo cuando yo me asomaba. Lo vi untar las tostadas con mantequilla de mi desayuno, lo vi rascar mi nariz y tocarme la entrepierna con deseo. Lo vi frotarme con sus manos en la ducha y limpiar mi culo con papel higiénico después de defecar.
Lo vi elegir mi ropa para hoy y ponerse mis calcetines y atar los botones de mi camisa. Lo vi saludar a mi vecina al bajar la escalera de mi piso, salir por el portal de mi edificio y caminar en la misma dirección en que iba yo. Lo vi hacer mi trabajo en la oficina y lo vi llamar por teléfono a la mujer que yo amo. Lo vi yendo a su casa por la noche y lo vi -estremeciéndome de celos- hacerle el amor con pasión. Lo vi enamorándose de ella y también lo vi en medio de la noche volver por las calles vacías de nuevo hasta donde vivo yo. Lo vi entrar por la puerta, dirigirse al baño y asomarse al espejo y quedarse mirando cómo me asomaba yo en el mismo justo instante en que él se asomó.
Lo vi, luego, irse despacio mientras me miraba con una mezcla de lástima y desprecio, dejándome ahí abandonado para siempre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s