El espermatozoide que quería ser poeta.

Esta es la historia del espermatozoide que quería ser poeta y aprovechó, un martes cualquiera de un año bisiesto en medio del coito de su portador con un cajera del super que había conocido esa misma noche en estado etílico y nunca más tenía que volver a ver, para colarse por la hendidura de un condón agrietado y remontar la trompa de Falopio y enamorar a un ovulo hasta fusionarse y metamorfosearse en lo que nueve meses después, después de aprovechar otra hendidura para salir al mundo, vendría a ser un bebé poeta.
Su primera poesía sería el vahído de un recién nacido clamando con llantos y alaridos la alegría-angustia de saberse existente. Más tarde berrearía un poema cada vez que quiera que le den de mamar, cada vez que tiene sueño, cada vez que se ha hecho caca y quiere que le cambien el pañal.
Aprenderá más tarde ya escolarizado nuestro insigne espermatozoide que puede hacer poesía usando solo letras formando palabras creando frases sueltas desde su conciencia, desde su inconsciencia. Y a partir de entonces no le hará falta defecar para hacer un poema de mierda.
Pero seguirá haciendo poesía nuestro pobre esperma con las vicisitudes de su vida. Y en cada tropiezo, en cada promesa, en cada traición, en cada persona que conozca, en cada amor, en cada decisión mal hecha o acertada, en el gemido de cada orgasmo, en cada sueño, en cada momento hace poesía cada vez que mueve apenas un dedo nuestro querido espermatozoo.
Pero pasa el tiempo y aun no es poeta solo es un intento de intento de rapsoda que intenta recitar su existencia con estética y extática inexactitud con respecto a un ideal de belleza preconcebido desde no se sabe muy bien que clase de postulados románticos que nuestro desdichado espermatozoide jamás ha alcanzado a comprender por lo que en el último momento comprende que nunca podrá ser poeta por tratarse de un apenas un homúnculo desprendido de la masa pringosa de semen de la estirpe maldita del ser humano cuando de forma imprevista con su último aliento compone un poema de sonidos de estertor que quizá pudiera ser poesía… aunque quizá no.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s