Como cuando te mudas de planeta.
Como cuando se te duerme un pie y dejas de sentir el mundo pesado debajo de ti. Como cuando se te emboba la mirada observando un punto fijo y se difumina el mundo a tu alrededor, a punto de desaparecer por el punto ciego de la nada, pero siempre queda un resquicio. Como cuando estás a punto de dormirte en el entresueño del mediodía y tus párpados pesan como si tuvieras pianos de cola colgados de tus pestañas. Como cuando se aleja la orilla en el horizonte desde la popa de un barco y ves partir un continente deslizandose sobre el patinete de su placa tectónica correspondiente hasta desaparcer bajo el mar. Como cuando a infinito le restas uno y parece que apenas se inmuta pero le duele saberse ser un número omnipotente que sin embargo se resiente agónicamente de esa ausencia nimia que se le ha usurpado. Como cuando despiertas al filo de la madrugada y la ciudad sigue sumida en un sueño profundo y la inminencia de un día más te somete al juicio del tiempo que orada tu destino de vigia de vulgares amaneceres que se repiten a día de hoy. Como cuando para de llover sin haber llovido lo suficiente y las flores lo sienten estremecidas en los bordes filosos de sus espinas. Como cuando duele la sangre por las venas, como cuando te lastra el olvido porque sabes que aquello que no recuerdas duele tanto que traspasa tu amnesia. Como cuando sangran las catedrales por sus vidrieras, como cuando estás pero ya te has ido tan lejos huyendo por los recovecos de tu indiferencia. Como cuando se mustia un albornoz, como cuando se aborta la estirpe de un hominido, como cuando se niega la luna tres veces, como cuando se espacian los silencios entre frase y frase hasta conformar un oceano de distancia inasible. Como cuando el vacio está realmente vacío porque jamás hubo nada, ni tan siuiera la posibilidad remota de que hubiera algo y todo es un invento de tu mente que delira y delira en mediol del caos de esta madrugada senil en la que todo parece perder sentido de a poco y me entra frio en el esternón por debajo de las sábanas y se me duerme de nuevo un pie… tsssssssxx… no lo desperteis.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s